Carlos Blasco Olivares

Nace en 1947 en el humilde pueblo de Albaladejo del Cuende, siendo el sexto hijo de un familia labriega. A la edad de 8 años y medio es arrastrado, bajo orden de su padre, por sus hermanos Ani y Francisco, a la escuela ante los pies de Don Lorenzo, maestro de todos los niños varones del pueblo. Muy pronto olvida su temor al respetuoso Don Lorenzo. La escuela se convierte en una conquista de curiosidades.

Creciendo en un período de pobreza para España, su entusiasmo por la escuela se ve truncado muy rápidamente para contribuir a la economía de la casa. A los 11 años compartía labores de siega y pastoreo con sus hermanos mayores. A los 11 y medio, sus padres, conocedores de sus avances escolares, y creyentes de que un día su hijo va a ser "alguien", tienen la oportunidad de mandarlo a estudiar con los frailes, donde ye se encontraba su primo hermano Damián Olivares. Durante diez años, apartado de la realidad del mundo, crece profundamente religioso. La mujer, exceptuando a la propia madre, pero incluyendo a las hermanas, son demonios, a los que ni siquiera se les debe mirar. A la edad de 18, su mente empieza a despertarse. Hay muchas cosas en ese mundo "virtual" que empiezan a no tener sentido. A los 21, lo intelectual domina la intensa lucha religiosa-intelectual de tres largos años, y junto con su compañero y amigo Julián Hortelano, que ha seguido el mismo proceso, abandona el sagrado recinto que les aseguraba el cielo.

Las espeluznantes amenazas de sufrimiento, desesperación y suicidio que los frailes presagiaban para los desertores, no se cumplen. Nunca hubo la menor añoranza por la vida de aquél cerrado recinto. En breves días, se adapta al nuevo mundo, aunque le llevará un tiempo en aprender que atrae a las mozas del pueblo. Supera esa etapa de total inocencia y empieza a conocer los placeres del bien y del mal. Su enfoque principal es proseguir su educación. Termina Magisterio y emprende la difícil carrera de Físicas en la Complutense de Madrid. Estudiando y dando clases en colegios y academias, a la edad de 30 se licencia en 1977, pero todavía añadirá un año más de estudios de Informática, impartidos por IBM.

Practica la mayoría de los deportes (fútbol, tenis, ski, patinaje sobre hielo,..), pero su principal afición es el toreo. En 1975 se alista a la entonces recién fundada "Escuela de Toreros" en la Casa Campo de Madrid.

Intercambiando inglés por español, ha conocido a dos americanas totalmente distintas. La primera, a los 19, siguiendo las leyes de su país, que prohíben a los menores de 18, fumar, o entrar en cualquier recinto donde se consumen bebidas alcohólicas (discotecas, bares, salas de billares,...), se encuentra en un estado de inocencia casi de monja. La segunda, a los 20, cada noche era capaz de repasar todas la virtudes opuestas. Su gusto por el rock, una película llamada "Así es América" que describe un mundo de absoluta libertad, aventurero, y deseoso de descifrar el dilemático mundo de los gringos, responde a la invitación de su amigo de universidad Fernando para cruzar el Atlántico destino California.

La primera impresión es devastadora. Los Ángeles es "un cementerio ambulante". En las calles solo hay coches. Las pocas personas que conoce en el edificio son extremadamente raras, casi candidatos al manicomio. Señoras mayores de 70 viven solas y tienen que ir al mercado con soportes especiales para caminar. El liberalismo de "Así es América" es pura ficción. Estados Unidos pasa del período hippie de los 60, al otro extremo de control por las sectas religiosas. Estudia inglés durante 6 meses, pero tiene que empezar a trabajar en lo que sea para sobrevivir. Afortunadamente, después de varios meses de vendedor de purificadores de agua por las casas, encuentra trabajo en una escuela de estudios en español por correspondencia. Esto le permite continuar estudiando inglés por las noches durante tres años, tras los cuales logra entrar en el campo de la informática.

Después de 7 años de estudio y trabajo, su nivel económico empieza a ser de medio nivel. Profundamente añorando el ambiente de España, decide aprender Flamenco y Tango. Esto será lo que le da aliciente a quedarse en Estados Unidos y conseguir residencia americana. En su trayectoria laboral, como contratista con funciones de Programador Analista, se encuentran instituciones gubernamentales, así como compañías privadas. Mención especial por su internacionalidad son United Airlines, Paramount Pictures y Warner Brothers. En el 2000 entra en Boeing, donde decide quedarse como empleado fijo.

Un cambio inesperado ocurre en 1993. Aunque siempre soltero aventurero, de algún modo llega a creer que la vida de matrimonio puede ser tan interesante como la de soltero. El 30 de Mayo de 1993, a los 45, sucumbe ante el destino del matrimonio. Después de 6 meses, empieza a darse cuenta que tiene “esposa”, que está casado. Todavía con muchas energías para bailar, decide dejar a los demás la tarea de tener niños.
Tango argentino y Flamenco serán su afición por muchos años.
Su sueño es poder vivir cómodamente en España una vez jubilado. La crisis económica de USA del 2007 le golpea fuerte. Boeing despide a 30.000 empleados en el 2009. Durante tres años estudia nuevas tecnologías de informática orientada a la medicina para conseguir trabajo. Sus esfuerzos no dan resultados, por lo que en marzo de 2012 se PRE-jubila. Con la jubilación y precipitación de divorcio, vuelve a España en Septiembre de 2012. Conoce a Susana. Su sueño se convierte en un ensueño.

Ver más fotos de Carlos

Carlos 1947 - 1969) Carlos 1970 - 1979 Novias Amigas Amigos